Sola

El reflejo rutinario de la mañana

tras crujir desde la cama.

 

Recorrer el pasillo para ir

hacerlo de nuevo para volver.

De nuevo sin salir.

 

Encontrarse en las fotos colocadas

en aquella mesa arrinconada.

 

Lo normal

ninguna llamada.

 

Un mensaje reenviado

con ese vídeo repetido,

supuestamente emotivo.

 

No esperar hoy nada,

no ser recordada.

De vuelta a la cama.

 

Un dia menos.

 

Llama.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s