Un 10 de julio de 1985 empecé una vida que no he parado de llenar de intentos.

La mayoría han sido fallidos. No logré sacar adelante el equipo de fútbol que quise fundar con mis amigos del colegio y todavía hoy conservo las camisetas, esas camisetas amarillas que iban a ser la equipación y que elegimos de manga larga para que sirvieran también en invierno y así ahorrábamos gastos.

Tampoco duró más de una tarde la asociación por la paz que, más adelante, traté de crear con otros amigos. Tuvo logo, una dirección provisional y hasta estatutos, pero no pasó de ahí.

Fracasé al presentarme a la Secretaría General del PSOE. No llegué a los avales suficientes.

Con varios compañeros fundamos un nuevo partido político. Duró poco más de dos años. Fuimos tan coherentes que hasta rechazamos ir en los puestos a las Elecciones Generales que habíamos ganado en unas primarias.

Entre medias salí en Interviu. Una entrevista. Vestido.

Y así una larga lista, parte de ella más privada e irrelevante de lo que a cualquier lector le pueda interesar, de la que nunca me he arrepentido aunque todavía hoy me siga doliendo, entristeciendo.

El resto, lo bueno y alegre ya lo veis a diario en redes sociales. No se si es mucho, pero para mi lo es todo.

Lo que sí he conseguido está aquí, en mi CV:

 

Captura de pantalla 2018-02-21 a las 11.00.24

 

CV Alberto Sotillos