Lo mismo y nada

Normalmente, cuando coincide el detalle con el todo, es que se ha llegado a la máxima expresión de un momento.

Ahí tenemos a Pedro Sánchez, que es Presidente. Es Presidente del Gobierno, pero gobernar no gobierna. De todos los meses que lleva y los que le quedan, el tiempo en funciones -reales o tácitas- supera con creces la mayoría simple.

Así que es, pero poco puede hacer, avanzar, legislar, aprobar,…

Ese es el detalle, el todo es la situación política. Como en el caso de Sánchez, el resto también son, pero apenas hacen. Son lo mismo, que es como ser nada.

Años lleva España sin política, sin cambios, modelos o propuestas y en vez de eso se mantiene en un espasmo electoral sin fin.

Nadie es Gobierno, pero tampoco oposición. Unos porque no logran llegar a acuerdos que les ponga en la obligación de tener que hacer aquello que el nombre requiere y los otros porque tampoco saben quién manda más entre los que menos mandan ni tienen nada real a lo que oponerse, pues nada se hace.

Vivimos en lo mismo desde hace ya demasiado. Cierto que hace años ya se advertía de los mismo, pues daba la sensación de que todos estaban siempre en campaña, pero al menos entre unas elecciones y las siguientes se formaban gobiernos.

Lo de entonces era un problema a medio plazo. Se decía que nadie en España hacía política pensando en las siguientes generaciones, que no se presentaban modelos de país a largo plazo y que no daba tiempo a saber qué queríamos ser, pero al menos sí se hacía algo en el corto plazo.

No fuimos a mejor. ¡Quién volviera hoy a la política cortoplacista! Ahora ni siquiera existen los plazos.

España está en inercia. No porque nos dieran un gran empujón y sigamos aprovechando esa fuerza, más bien por un seguir caminando monótono, por no parar, por un “ya que estamos” que es realmente nuestro.

Ningún viento es bueno para quien no sabe a dónde quiere ir, dicen las frases de autoayuda, así que imagen como será lo de seguir avanzando por el mero hecho de hacerlo. Sin siquiera ir, simplemente “estar yendo”.

Políticamente es difícil saber cómo evoluciona un momento así, pero socialmente es más claro. La apatía es terriblemente mala. Se asocia de maravilla con la desidia, con la pereza, con el desánimo. Calculen el retraso que puede suponer para un país tener semejantes motores.

Hace falta tener Gobierno. Hacen falta ministros cometiendo errores y aciertos. Hace falta una oposición, aunque sea mala.

Hace falta dejar de hablar de los políticos para poder hablar de sus políticas.

Pablo, deberías aceptar

Por si acaso, al menos, sería útil dejar la puerta abierta a hacerlo e ir preparando un relato compatible con un giro de guión de último momento.

Como por ejemplo dejar de hablar de humillaciones y de la dignidad de los votantes, porque ante eso no hay salida, no hay opción lógica que explique elegir lo indigno. Más cuando es uno mismo el que lo define.

Es cierto que ahí está la decisión a tomar y que no es nada sencilla. Conozco de cerca casos de quienes, estando en política, tuvieron que elegir entre lo mejor para sus intereses y la posición digna. Los que conozco, precisamente, optaron por no pasar por el aro, pero acto seguido dejaron la política porque descubrieron que era sorprendentemente incompatible en demasiados momentos.

En la otra mano está la posición -llamada- racional. ¿Qué es lo mejor para aquellos ante quienes debes rendir cuentas?

Y ese es el caso, Pablo. Porque ahora no eres tú, es Podemos -como poco-.

Unas nuevas elecciones serían muy duras, especialmente estas. Podemos está desgajándose internamente, cogido en muchas provincias con alfileres y en otras con pactos más teóricos que reales. La posibilidad de que Errejón de un paso mas es real y afrontar de nuevo las tensiones con IU y hasta con EQUO no se antojan nada sencillas, más cuando los militantes de esas formaciones no están especialmente contentos con cómo se ha liderado esta negociación.

Pedro Sánchez quiere acabar contigo y en segundo lugar con Podemos. Me consta que lo sabes. De rebote lograste una oferta que incluía ministerios y lo rechazaste. Todavía lo estás lamentando. No es fácil pillar en un renuncio a Sánchez y lo lograste… para nada.

Ahora, como bien analizas, no quiere darte nada. No quiere que aceptes, salvo que sea en forma de rendición incondicional. Pero para que sea tu culpa te ofrece algo; medidas, oficina de control del acuerdo y puestos -imagino- bien remunerados.

Acepta. En serio. La supervivencia de Podemos en el tiempo lo requiere y abre de verdad un nuevo escenario de “coalición” y no sólo en forma teórica con ese manido “los votantes lo han pedido”.

Saca adelante las medidas, presiona para que se cumplan, pon en evidencia las incoherencias de Sánchez, la distancia entre lo que promete y lo que hace, lo que dice ser en campaña y lo que es en el cargo. Ahí tiene Podemos campo para correr.

Además asientas el partido. Sitúas a cargos medios, algo que sabemos que ayuda y mucho a cohesionar partidos y como no son ministros, pueden ser perfiles más cercanos. Sus errores serán inapreciables y Podemos ganará en experiencia de gestión, en saber lo que es dirigir y gobernar…

Más sencillo; no se lo pongas tan fácil a Sánchez. A unas nuevas elecciones el PSOE va con una maquinaria entrenada y con una solidez envidiable. Es el partido de Pedro Sánchez, no hay oposición interna, no hay corrientes, no hay debates, no hay tensión alguna. Enfrentarse a eso en la situación de Podemos es, lógicamente, lo que buscan.

No es justo lo que está ocurriendo, no son formas, no debería negociarse así… es verdad. Eso es evidente. Pero igualmente injusto es que no se responsabilizará a Sánchez por lo que pase, en parte porque el bochornoso espectáculo ha tenido dos actores principales en escena y sabes bien cuáles han sido.

Si eliges dignidad también es comprensible. Al fin y al cabo que dos enemigos íntimos estén gobernando juntos es a todas luces un camino con final poco prometedor, pero que sea sabiendo lo que supone, lo que gana Sánchez con ello (no sería la primera vez) y que conlleva un obligado paso a segunda fila que podría ser además de forma poco agradable tras el sufrimiento electoral.

Demostrar lo que dice ser Podemos, en un escenario como este, requiere de ciertos sacrificios y este en concreto no es tal o desde luego no tan elevado como vuestras declaraciones tratan de mostrar. No es decir sí a todo, no es callar para siempre por un puesto, no es una condena por ir en una lista. Eso sí es una cuestión de dignidad pura y dura.

Lo de ahora es aprovechar la oportunidad de estar en el Gobierno con voz propia y lo seguirá siendo por mucho que se incida en que podría ser mejor.

Claro, eso siempre.

 

 

Foto de La Moncloa. Gobierno de España
https://www.flickr.com/photos/lamoncloa_gob_es/47745462802
Imagen no modificada.

Vinimos por el peor camino

Seguro que lo recuerdan. Cuando todas las formas empezaron a desaparecer.

Entonces era crispación. La palabra de moda, la más utilizada, la clave de todas las tertulias. Y tenía un nombre que destacaba sobre todos; Jimenez Losantos.

Por aquel entonces se pasó de hacer críticas duras a insultos burdos, gracietas y a llenar la política de apodos hirientes. Bambi, Maricomplejines,…

De ahí la cosa fue subiendo y no precisamente de nivel. Mientras Federico seguía ampliando su diccionario de insultos la sociedad se crispaba cada vez más, polarizándose más visceral que ideológicamente.

De golpe, ya no estábamos en desacuerdo, directamente odiábamos. En los platós se abucheaba al tertuliano de un lado y otro y -dependiendo del programa- hasta se le insultaba desde el público mientras hablaba (créanme).

De las opiniones pasamos a los “zascas”, a la humillación, a los titulares en los que alguien “destrozaba” al otro. Entre medias Twitter, claro.

Con todo revuelto llega el esplendor de los casos de corrupción en España, con escándalos diarios y de ahí pasamos al 15M (¿Alguien lo recuerda?) donde la distancia se abre al máximo, “no nos representan” y “lo llaman democracia y no lo es”.

Podríamos decir que todos estábamos enfadados con todos. Mucho y de forma muy intensa.

Y llega Podemos. Nos explica que el problema es que en realidad esto es una batalla entre los de arriba y los de abajo. Nos dicen que la derecha es mala, claro, pero que el PSOE también, porque “PSOE y PP, la misma mierda es”.

No era perfecto el PSOE, desde luego, así que un incipiente Pablo Iglesias lo pone en su diana diaria y contra él dispara sus ataques; “No están en los desahucios”, “El PSOE envía a la policía contra la gente de la PAH”, “al que practica la política le tiene que afectar algo”, “Les da igual que haya sanidad mejor o peor”, “El PSOE vive en los Consejos de Administración”, “El PSOE hace recortes porque no les afectan”, “Ya me dirás lo que sufre Rubalcaba”, “No pasa nada por romper una vitrina de un McDonalds”... Seguro que les vienen a la cabeza algunos reproches más.

El PSOE pasó a ser tan malo como el PP, porque todos eran casta frente a “la gente normal”.

De tal forma que ya no sólo estábamos enfrentados los de izquierdas con los de derechas sino que además había que saber quién era de los de arriba para odiarle. Vertical y horizontalmente pasamos a estar todos enfrentados.

Fue hace muy poco cuando llegamos al punto más alto de enfrentamiento, cuando generamos tanto odio, tantos cordones sanitarios, tantos enemigos, tantos fascistas, tantos perroflautas, tantos bolivarianos, batasunos, franquistas, filoetarras,…

Mientras, el Parlamento se fragmentaba con los nuevos partidos, llevándonos irremediablemente a la situación actual. Desaparecen las mayorías absolutas, nuevos partidos entran en las Cortes y parlamentariamente están forzados a llegar a unos acuerdos justo cuando más se odian, desprecian e insultan entre ellos.

Elecciones, repetición de elecciones, moción de censura, elecciones, repeti… Gobierno de Cooperación, Coalición, elecciones.

Resulta que no hay más remedio que pactar. Pero es ciertamente difícil hacerlo con quien hacías responsable de todos los males apenas diez días antes. A izquierda y derecha, que este desastre está muy repartido.

Ciudadanos no adelanta al PP, VOX no lo remata y Podemos se desinfla ante la centenaria maquinaria socialista. Difícil pacto en la Comunidad de Madrid o Murcia, para tesis doctoral la Presidencia del Gobierno.

Pablo Iglesias quiere ministerios. Porque no se fía del PSOE. El PSOE no se fía de Podemos, entre otras cosas, porque para qué quiere ministerios. Los dos llevan años insultándose, incluso seguían haciéndolo cuando la realidad les mostraba la necesidad de entenderse. Bueno, lo siguen haciendo ahora después de cada reunión privada (esas que iban a desaparecer) en la que supuestamente están negociando.

Van a pasar años y muchos sapos van a tener que ser tragados hasta que aprendamos a pactar. Ayudaría mucho que los que pactaran hoy no fueran los mismos que se insultaban ayer. Es difícil que Rivera llegue a acuerdos con Sánchez, como que este último lo haga con Casado. No les digo nada de Iglesias con el resto.

Si se fueran los que nos han traído hasta aquí, tras agradecerles sus servicios, sería más fácil que el relevo continuara la marcha.

Eso, o volveremos a lo de antes, porque lo que es incompatible poco dura. O nos odiamos todos y se reparte al 50% en un bipartidismo tradicional o empezamos a entendernos y salvamos de la desaparición a este nuevo escenario de más partidos, más pluralidad y más debate.

Que los que mandan elijan, o elegiremos nosotros (entre las pocas opciones que nos queden).

 

Mira, me da igual

Pudiera parecer que estamos tan hartos de la política, que hasta hemos decidido volver a votar a los mismos de siempre.

En su momento nos enfadamos con ellos, ahora ya los asumimos como inevitables porque nos hemos rendido. Política y socialmente hemos entendido que nuestros dirigentes son los que son, que hacen lo que hacen y que poco más se puede esperar.

No es dramático. Siempre ha habido varias vías de activismo político, una es a través de los partidos políticos y otras en forma de diferentes organizaciones, como sociedad civil, y está creciendo con fuerza esta última.

No tanto en forma de ONG o asociación concreta, sino en una creciente conciencia colectiva que está dejando a los partidos absolutamente de lado.

Mientras VOX se indigna por los pocos metros cuadrados que tiene de despachos en el Congreso, mientras el PSOE explica lo que es un “Gobierno de Cooperación”, mientras Ciudadanos nos dice que no negocia con los que negocia, el PP se come sus palabras sobre los gobiernos de perdedores y mientras Podemos se empeña en pedir sillones, los ciudadanos se alejan cada vez más de ellos porque eso les da igual.

Incluso les da un poco lo mismo “el procés”, si me permiten decirlo.

Resulta que lo que más está motivando a la sociedad ahora, lo que no les da igual, es eliminar el plástico. Así de sencillo.

¿Hay algún partido hablando de eso? No. ¿Espera la sociedad que los partidos hablen de eso? Tampoco.

La distancia no solo es tan grande como viene siendo habitual, sino que ahora ya ni se espera ni se intenta que se reduzca.

Resulta que no hay quien coma ya pescado sin sentir que está ingiriendo dos kilos de plástico, no dejamos de ver paraísos costeros arruinados por la acumulación de basura y el gigante transparente y sólido sigue creciendo por momentos.

Es -y se percibe como- lo suficientemente grave como para que “oye mira, es que el resto me da igual”. Así que los políticos a lo suyo, a que se entretengan, a que la caguen lo menos posible, porque se espera poco o nada de ellos. Si hay riesgo de que la cosa empeore mucho hay movilización suficiente, pero si el riesgo baja, “allá ellos”.

Supuestamente, a los partidos, les debería preocupar esta distancia, este estar tan lejos de representar los intereses reales de la ciudadanía. Pero no, por lo visto ellos lo han asumido igual y por su parte, mientras les dejemos hacer, lo nuestro “les da igual”.

Todos contentos. Al fin y al cabo desilusionarse no es más que esperar aquello de quien no te lo va a dar.