Vistalegre

El Rastrillo es una pausa. Así quedó y así es. Fue como es, como será, como se espera.

Dentro está Vistalegre. Vistalegre es raro, es único. Usted no ha visto nada igual. A mi me lo han descrito como un sitio en el que no hay nadie normal. Aciertan, afortunadamente.

De lejos es fácil lo obvio, la descripción distorsionada por la estética. Tan fácil como inútil e inexacta, por incompleta.

Ponga usted a un grupo de “marquesas millonarias herederas del franquismo”, llene un espacio tan grande con los perfiles que suelen describir el Rastrillo, con toda la dureza y mala leche que quiera. Hágalo y aquello no funcionará. Ni un día. Pero funciona, por lo que irremediablemente tiene que ser -y es- mucho más.

El todo y la nada en cuestión de minutos, el baile que levanta aplausos y el vacío entre medias hasta la próxima actuación. Borrachos, claro, como en todas partes, pero embelesándose con unas castañuelas y bailando lo que sea incluso cuando ni se sabe lo que se baila.

Vistalegre, por ejemplo, no es un bar. Corre la cerveza, las copas y lo que pueda comerse. Tiene sobre el papel lo mismo que cualquier restaurante con barra pero sale algo distinto.

Objetivamente ese lugar no es posible, no puede funcionar. Y ahí está, firme año tras año.

Injusto llamar voluntariado al motor de tal máquina. Hay de eso, pero de la misma forma que con todo, se escapa lo importante. Es mucho más, es una entrega humana ilógica que sincroniza una barra, un servicio de 200 comensales, un plantel de artistas hipnótico, una cocina y un espacio oficial de reuniones institucionales al más alto nivel.

No pretendan entenderlo, no es cuestión de fe. Afortunadamente se puede ver, tocar y sentir.

Describirlo es tratar de resumir El Guernica diciendo que sale un caballo. Imaginen que logro contarles con absoluta exactitud cómo es el caballo y logran verlo en su cabeza tal y como fue dibujado pincelada a pincelada.  Por mucho que lograse tal destreza ustedes no podrían decir que han visto la obra de Picasso, de la misma forma que lo que unas líneas narren nunca podrán describir lo que allí ocurre.

Otras cosas no quiero contarlas, para forzarme a no olvidarlas. Y porque necesitan la suficiente ficción añadida para hacerlas creíbles. Más adelante.

Haré un pequeño intento en cualquier caso. Junte todo aquello que a priori no casa, aquellas personas que usted diría que son incompatibles, a ese público ajeno a esos artistas. Junte a quienes no verían nunca compartir espacio, a los que nada tienen en común sobre el papel, a los empresarios más dispares, a los rivales, a los más pudientes con los menos y a los más famosos con los más desconocidos.

Haga que se pongan un delantal, que vistan de negro, o una camisa blanca y pídales que durante 10 días hagan funcionar el más difícil y solicitado de los restaurantes. Añada público dispar y exigente.

Usted no invertiría un euro. Yo, lo que me pidan.

Vistalegre es una prueba en vida de lo posible. Que exista significa que se puede, lo que sea, por difícil que sea. El único lugar donde el caos asegura la organización perfecta.

Es la excepción de la regla gracias a la nobleza de quienes ahí trabajan, que enseñan lo que se puede cuando se quiere.

Es política, porque es inmune al desencuentro. Necesariamente molesto para unos y otros, porque resulta que caben todos. Por ser, es hasta un ejemplo. Si ahí dentro se puede, es que fuera también y más fácil.

Da lo mismo. Se seguirá negando porque lo inexplicable se simplifica hasta la burla. Aquello que es incomprensible en conjunto se divide hasta que de ello se puedan hacer las parodias que cada uno esté dispuesto a creer. Tendrá además las pruebas que necesite para creerselo, precisamente porque todo, está.

Lo mejor es que pasen y vean. Yo estaré ahí esperándoles, no tengan duda.

¿Cómo parar a VOX?

Resulta que faltan pocos días para unas elecciones en las que un partido de ultraderecha puede lograr ser tercera fuerza en España.

Y así, de golpe, entra el pánico y las prisas. Las manos a la cabeza, la desesperación, las llamadas urgentes al voto útil para frenarles y la habitual táctica de llenar las redes sociales de ataques a “esos fachas”.

Entras a leer tweets, posts en Facebook, artículos y todos están en lo mismo. Hasta se aplaude -desde la izquierda- a Aitor Esteban por no darle la mano a Espinosa de los Monteros. Una y otra vez leemos “que al fascismo ni agua”, “no se debate con fachas”, “se debe ilegalizar a la ultraderecha”, “no deberían tener espacio en los medios”,… y un largo etcétera.

Pero resulta que los ciudadanos que han dado el paso de votar a VOX lo han dado sabiendo que en Twitter les llaman fascistas, que son mediáticamente la denominada ultraderecha, que son clasistas y  todo eso a pesar de haberles visto poco o nada en televisión.

Parar a Vox obviando su existencia, silenciándolo, negándole la presencia en un debate o -ya en el extremo- ilegalizando el partido es como vencer a una enfermedad negándose a hacerse los análisis pertinentes, no tomándose la medicación para no aceptar su existencia o prohibiendo por ley que las enfermedades maten.

Puestos a seguir con el simil, de lo poco efectivo que tenemos es la vacunación. Y eso lleva tiempo.

Hay que empezar con un calendario de vacunación desde una edad temprana, ofreciendo dosis controladas de su populismo (y de otras versiones igual de peligrosas) y entrenando a nuestro cuerpo a generar argumentos y valores que impidan la propagación del virus. Construir una moral sólida, unos principios de solidaridad entrenados y puestos a prueba…

Hay que estar en contacto con ellos, conocerlos y debatir primero en entornos seguros en vez de encerrarnos en grupos de amigos (reales o en Redes Sociales) donde sólo se piensa lo mismo. Aquello de leer otros medios o escuchar otras radios ayuda. Si surgen dudas, toca volver a repasar textos clásicos, salir de viaje, conocer otras realidades. Pero no obviarlos ni quedarnos en un mero señalamiento. Decir “son malos” es tan efectivo como decirle a un niño que no toque algo. Todos sabemos como acaba.

De la misma forma es fundamental no pasarse, no acabar en el misticismo de la maldad absoluta. Porque, ahora sí, disculpen el simil usado, no es una enfermedad que mata. No es el mal absoluto formado por gente malvada que quiera acabar con todo.

Esa descripción, esa reducción al absurdo es -y vuelvo- como tomar antibióticos para parar un virus. Lo único que se logra es fortalecerlo.

Vox se basa en verdades, sobre las que construye su realidad interesada. Señala problemas reales y aplica soluciones simplistas señalando enemigos externos. Pero tanto las verdades como los problemas que señalan existen.

Su éxito, por tanto, no es la maldad intrínseca, es la ausencia de respuestas mejores para dichos problemas o la incapacidad para haber sabido explicar de forma convincente respuestas más complejas y efectivas.

Hay que reconocer los problemas y hay que evitar una política rápida, irreflexiva, donde el titular breve copa y tapa un análisis profundo. Más claro; debemos dejar de jugar en su campo y con su balón.

Hay que tener la pelota. Posesión, y que corran tras ella en vez de ir al contacto directo en cada jugada. Va a salir un partido más aburrido para las televisiones, eso seguro, pero nos van a meter menos goles.

Por último, hay que ser firme pero respetuoso. Porque si dejamos de dar la mano a quien no deja de ser un vecino, otro español, un compatriota, estamos separándonos y ahí nos vuelven a ganar. Odiar nos viene fatal, debilita nuestras defensas y su discurso en cambio se refuerza. (Ya saben; el desconocimiento del otro lleva el miedo y… el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento y el sufrimiento lleva al lado oscuro)

No son enemigos, ni esencialmente malas personas. Asumamos que quieren lo mejor para este país, como el resto. Hablemos más, mucho más. Sin parar. Hagamos más preguntas, pidamos más respuestas.

¿Cómo harían ustedes eso? ¿Y si siguen saltando el muro de 25 metros de altura en Melilla qué hacemos? ¿Y cómo garantizamos la cobertura sanitaria universal? ¿Si no damos asistencia a los inmigrantes no acabará siendo más costoso por propagación de enfermedades, acceso a urgencias, etc? ¿Cómo van a definir quiénes pueden entrar y quienes no? ¿Qué van a hacer con quienes se sienten nacionalistas y respetan la Constitución? ¿Y si entre todos los españoles queremos cambiar lo que es España?

Se me ocurren infinitas preguntas. Muchas de ellas no me las han podido responder nunca porque en demasiadas ocasiones dicen barbaridades que no se sostienen con un mínimo de debate. Pero indignarse ante una barbaridad y no contestar por suponer que se responde sola o porque nos sintamos “manchados” por tener que considerarla es dejarla en el aire, flotando hasta los oídos de quien, tal vez, no sepa responderla.

Y claro, tengamos nosotros respuestas sin obviar los problemas, sin negarlos y sin miedos a la corrección pública. Como tener una izquierda que hable de España con orgullo, por ejemplo. No sólo de lo maravillosa que es nuestra Sanidad pública, ni lo buenos que somos en donaciones y transplantes. También una que defienda su historia, reconozca su pasado y dé el valor de ser español a quienes lo son y a quienes quieren serlo.

Asumir que en cosas tienen razón, tener buenos amigos de Vox o tomar unas cañas no es “normalizar el fascismo”, ser “colaboracionista del mal” o cosas parecidas. Es poder plantearles otro punto de vista, es mostrarles otras realidades y soluciones y hasta demostrarles nuestra oposición a lo que proponen por el daño que podrían hacer.

Porque estamos todos en lo mismo. Porque al final queremos cosas simples como ver más a nuestros hijos, mejorar en el trabajo, vivir mejor, quedar con los amigos, jugar un partido, tomar una copa el viernes… y si hay cosas esenciales que nos unen y las fortalecemos, les costará más incidir en lo que nos separa y aprovecharse de ello.

 

 

 

Bombillas, nada más.

La luz que parpadea es molesta porque está entre medias de lo que debe ser. Aceptamos una bombilla que funciona y comprendemos la que se funde. O se es una cosa u otra, pero la fase intermedia es pura ansiedad.

¿Se va a arreglar? ¿Cuándo se fundirá? ¿Puedo hacer algo para que esté de una vez definida?

Puede estar así semanas enteras, tintineando. Recordando cada día que no es ni deja de ser. Cambiarla antes de tiempo es forzar un devenir que evitamos por ahorro, pereza o esperanza en una solución espontánea .

No estamos preparados para la indefinición, para los espacios de cambio. Nos provocan nerviosismo, nos hace ser más irritables. No asumimos que las bombillas además de estar encendidas o apagadas pueden estar tiritando. Es parte de su ser, aunque no nos resulte inútil.

Sería mucho más sencillo si las bombillas no dudaran, si nunca tuvieran espacios intermedios. Literalmente blanco o negro. Eso nos relajaría mucho más. Disfrutaríamos cuando está encendida y nos enfadaríamos cuando se apagase. O al revés, otros disfrutarán más de esa bombilla apagada que brillando. O puede que dependa del momento, pero nunca en medio.

De eliminarse esa fase intermedia, las bombillas encendidas se diferenciarían con mucha facilidad de las apagadas, las podríamos dividir en grupos, separarlas en cajas. Sabríamos lo que haría una y otra si las enroscásemos en un casquillo. Una predecibilidad perfecta, completamente en calma.

En cambio las bombillas siguen una y otra vez demostrando que pueden parpadear, por mucho que lo señalemos como un error, un fallo, una putada.

Pero es que, a veces, no se puede estar de otra forma. Porque ni se está encendido ni se está apagado.

Ni en un lado ni en otro, por mucho que le den algunos al interruptor para tratar de forzar el devenir, para tratar de hacer a la bombilla huir de ese espacio al que ha llegado tras estar muchas veces encendida y otras tantas apagada.

 

Choque de realidades y pingüinos

No es sencillo convencer a cinco personas para ir a hacer un homenaje a un bolardo. Hagan la prueba si quieren. Imaginen convencer a 300.

No es una caricatura, es un pequeño síntoma de un problema de dimensiones más que considerables y cuyos frutos, al jugar siempre con la interpretación interesada de la realidad, maduran a veces de forma difícil de digerir.

Crear una realidad colectiva tan grande, con tantas incoherencias pero tan sólida al mismo tiempo, es sin lugar a dudas el mayor éxito del independentismo. Además es un paso imprescindible para crear un relato que justifique lo que se necesite en cualquier momento y oportunidad. Si lo piensan, se parece mucho a una creencia religiosa.

Mantenerlo en el tiempo también es un esfuerzo enorme, especialmente cuando de manera diaria su realidad choca frontalmente con la “general”, por llamarlo de alguna forma.

Con la publicación de la sentencia del “Procés” este choque de realidades ha provocado lo que podríamos llamar finamente “espacios de incompatibilidad social”. Es decir, que realidades tan distintas no pueden convivir con normalidad ante un hecho puntual que determina la veracidad de una frente a la otra.

Esto lleva a una serie de reacciones fácilmente identificables entre las partes:

  1. La rebelión contra la sentencia. No cabe la posibilidad de asumir lo que dice, la mera existencia pasa a ser una prueba irrefutable de su propia realidad. España es un Estado fascista, si hace falta, con tal de no flaquear en la construcción de mi marco mental. En realidad ninguna opción hubiera sido válida, puesto que venía del enemigo. La absolución total hubiera sido muestra de cómo les han reprimido sin motivo, una sentencia más dura hubiera enfurecido sus ánimos y la sentencia como tal es igual de mala porque al fin y al cabo les condena. Su situación es la más delicada y la que más provoca escenarios “tensos” al sentirse atacados. Para colmo las contradicciones en su grupo aumentan, se fracciona más y permite espacios de mayor radicalidad.
  2. El “se ha quedado corta”. Aquí entran aquellos que siempre desean más de lo que hay. Esperaban que la sentencia no sólo determinara una realidad contrastable, sino que generara una nueva más activa, la justificara y saltara directamente contra la opuesta con voluntad activa de eliminarla. “Son golpistas que deben estar siempre en la cárcel, esa violencia es terrorismo, quieren romper España,…”
  3. La pena. Una zona intermedia muy habitada por la comodidad que representa, especialmente en medios de comunicación, referentes sociales, etc. Se asume que el choque de realidades existe, forman parte de una de ellas pero comprenden la existencia de la otra y desearían que existiera una convivencia pacífica que no es posible. Esperan que todo sirva para evitar llegar al espacio de conflicto, incluso lamentan que una herramienta tan acotada como es la Justicia haga aquello que debe hacer y no lo que debería poder hacer. Saben que la solución implica pasar por zonas de más conflicto (ya sea verbal, político, social…) y lo evitan. Creen firmemente en la posibilidad de que ante cada pico de tensión se vuelva a la calma sin avanzar realmente hacia ningún lado. “Así no se arregla nada, estamos peor que ayer, no deberíamos haber llegado a este punto,…”
  4. El hastío. Personas que perfectamente han podido estar durante algún tiempo inmersas en las distintas realidades, que incluso han pasado en algún momento por la fase de “la pena” y que finalmente han asumido la existencia del problema y tratan de evitar sus consecuencias. Se reconocen claramente en la realidad mayoritaria, conocen la contraria y a pesar de compartir “pena” por todo ello, se han separado emocionalmente y su principal preocupación es el hartazgo que les provocan las consecuencias del choque de realidades. Les parece bien el diálogo, las reformas, el 155 y, si hace falta, que la policía cargue. Cualquier cosa menos alargar indefinidamente la situación. Valoran positivamente la sentencia, no les entristece especialmente, les alegra que no haya sido usada para otra cosa (así lo sienten) y esperan pacientes que su número crezca de manera natural, de la misma forma que ellos llegaron a formar parte de dicho grupo.

 

Como todo ahora tiene una repercusión electoral, aunque se podría terminar aquí el artículo, podemos entrar en el morbo. ¿Cómo afecta entonces todo esto a las elecciones?

Se pueden imaginar que la reacción 1 es claramente independentista, de ahí la fuerza de la transversalidad que han logrado en Cataluña entre derecha e izquierda. Beneficiados ERC, CuP (qué casualidad que se presente a estas Generales, ¿no?) y Torra.

La reacción 2 es prioritariamente VOX, pero con espacios compartidos con el PP. Porque ahora veremos que Casado no renuncia a votos de otros grupos ya que este espacio si bien es grande, no lo suficiente. Parte de Ciudadanos igual, a caballo entre esta reacción y otra.

La 3, de ser algo, es Podemos, Más País, Comunes, Colau y un trozo del PSOE. Sólo un trozo porque Sánchez se mueve mucho. Originalmente es el espacio de los socialistas (electoralmente hablando, conviene recordarlo) pero no suele estar demasiado premiado en momentos de gran polarización. Por eso el PSOE mantiene un pie aquí, especialmente  por el peso mediático en las tertulias y por los referentes que lo defienden.

Reacción 4. Un espacio creciente. Es decir, el maná para los partidos ante unas elecciones. Aquí viene Casado, aunque no Cayetana. Viene Rivera para que no le vean demasiado en la 2, donde rivaliza con un pez mucho más definido. Y lleva llamando a la puerta Sánchez desde que supo que se repetían elecciones. No es un espacio mediáticamente favorable, pues eso está más copado por la reacción de “pena”, pero saben del caladero de votos que representa. Ningún partido está definido aquí, así que viene a ser la Antártida electoral. Todos ponen sus bases, pero no pertenece a ninguno.

Para colmo, es un espacio difícil, ya que el mismo hartazgo generado ante las dos realidades es compartido hacia los responsables y actores principales de dichas realidades. Es decir, el votante del 4 no siente especial afinidad por esos partidos que no dejan de querer visitarles. Son, por decirlo de alguna manera, los pingüinos, que bastante tienen con soportar el frío, buscar comida y cuidar a sus polluelos.

Estar para siempre

Al menos le llegaban tres cartas. Una se la daba su madre, otra un amigo de su padre y otra llegaba por correo.

Era una garantía de seguridad, porque las tres eran iguales. Lo importante es que llegaran, siempre, pasara lo que pasara. Incluso esas tres personas tenían instrucciones de ceder el testigo a alguien más si era necesario.

En cada cumpleaños, cuando empezó la universidad, cuando la terminó, cuando empezó su primer trabajo, cuando lo dejó, cuando conoció a su novia, a la siguiente y a alguna más. Suponía que le llegarían también cuando se casara, tal vez cuando se divorciara, cuando tuviera hijos,…

Le sorprendía la capacidad de previsión que había tenido su padre, el nivel de detalle con el que había previsto todo posible paso en la vida y algunos extras más. Tuvo cartas incluso cuando repitió curso, algo que en principio no era lo esperado. Pero llegaron, como si hubiera una para cada posible devenir de la vida, para cada giro, acierto o error.

Realmente funcionaban. El recuerdo de su padre apenas fue necesario porque en realidad siempre estaba. Tal vez estaba olvidando sus gestos, su cara, jugar con él, pero por el contrario no tuvo nunca la sensación de que le faltara.

Se lo contó su madre, pero también lo hizo su padre en una de las primeras cartas que pudo leer. Le dieron unos meses de vida, se encerró en su despacho y estuvo escribiendo hasta que la sedación le convirtió en un cuerpo preparado para morir.

Invirtió esos meses en asegurarse que le acompañaría siempre, que tendría unas palabras, un consejo, una opinión.

Y creció sabiendo que volvería a saber de su padre antes o después, que en aquellos meses había estado toda una vida con él, imaginándola y viviéndola con detalle.

Fueron pocos meses para su padre pero para él, a cambio, toda una vida juntos.

El último superhéroe

Desde fuera era absolutamente normal e irrelevante, contratado al peso.

Como el resto, sabía que la felicidad estaba bastante cerca, que bastaba con mandarlo todo a la mierda, echarle huevos y cambiar su monótona rutina por una casa maravillosa en alguno de esos pueblos de la España vaciada. Los cálculos daban perfectamente y con mucho menos podría vivir mucho más.

En cambio, en 1970 -o incluso en 1980- hubiera sido un héroe. De los de verdad, de los que tienen poderes, de los de las películas. De haber sido necesario incluso se hubiera puesto calzoncillos sobre los pantalones y una capa del color que fuera necesario.

Por tener, tenía hasta su Kryptonita. Pero una real, no un trauma infantil ni una depresión por problemas de identidad.

Un héroe obvio, sin problemas más allá de combatir la maldad, la tiranía y los desastres naturales. Le gustaban sus poderes, los disfrutaba y podría haber sido protagonista de maravillosas películas y cómics.

Pero nació tarde. Cuando descubrió ser un superhéroe estaba rodeado de antihéroes. Mientras que él sonreía por la calle, disfrutaba de un helado y se iba de cañas con sus amigos, quienes copaban las series de fantasía eran personajes destruidos por su soledad, hundidos por su pasado, atormentados por los abusos sufridos en su infancia.

Trató siempre de hacer las cosas bien, de ser perfecto. Para eso sabía que era un héroe. Mientras, los caóticos monopolizaban la fama. Robaban, insultaban, maltrataban a sus parejas, decían tacos, despreciaban a la gente, odiaban al Gobierno, se cagaban en la policía, conducían temerariamente y… eran adorados.

Por eso acabó trabajando en aquella oficina ultracompartimentada. Creció en una sociedad inmune a sus poderes, obsesionada con la imperfección de aquellos antihéroes en los que se reconocían. Todos se había olvidado de los supehéroes, de la ambición y el esfuerzo de querer ser como ellos, de luchar por mejorarse y salvar el mundo. Mucho más fácil convivir con héroes con los mismo defectos, miedos e inseguridades, que no te obligan a mejorar, que simplemente te exigen tener una mínima evolución, un resquicio de empatía como gran acto de bondad.

Frente a eso, su velocidad era ofensiva, su fortaleza un abuso, su visión de Rayos-x una violación de la intimidad, su capacidad para volar un peligro, su exagerada masculinidad algo absolutamente inapropiado. Nadie quería sentir la obligación moral de imitarlo, de ser conscientes -por comparación- de sus individualistas vidas. Lo que pedían es que no existiera, no verlo.

Imposible encajar. Convivía en un mundo donde las virtudes eran defectos y los defectos virtudes así que madrugaba cada mañana, fichaba y volvía a su casa tras 8 horas delante de un ordenador.

Tirado en el sofá, se ponía alguna serie.

La innovación de Sánchez

Se supone que es algo reservado a los analistas, a los asesores de campaña, a los “spin doctor” (sean lo que sean), a los grandes estrategas electorales, pero gracias a tantas y tantas series sobre ello cualquiera de nosotros sabe que en una campaña electoral marcar la agenda es fundamental.

Hay más cosas, claro. Saber el marco o encuadre de cada formación y de los votantes potenciales, el análisis acertado de las encuestas -de calidad-, la construcción del candidato y el tan manido pero no menos importante relato.

Pero la agenda es fundamental porque hace ganar o perder como casi ningún otro parámetro. El motivo de que esto ocurra es sencillo; si durante la campaña se habla de aquello que es mi fortaleza, lo votantes me percibirán como la mejor solución y, se supone, me votarán.

Pablo Iglesias estas cosas las sabe, claro. Por eso lleva horas luchando por dejar de hablar de Cataluña y meter otros temas en el debate público. Lo ha hecho sin sutilezas, pidiendo directamente hablar de otras cosas. El ejemplo es bueno. Si la campaña va de Cataluña y la sociedad está -como está- polarizada, la posición de Podemos sobre dicha Comunidad tiene pocos votos que rascar, más bien lo contrario.

Para el PP es un lujo, como para Ciudadanos -prueba de ello es la propuesta de moción de censura- porque son parte directa de ese discurso, los primeros de la clase por decirlo de alguna manera.

Si la campaña va de hablar de la unidad de España, Casado y Rivera pueden dedicarse simplemente a rivalizar entre ellos, algo mucho más sencillo que tener que convencer a los votantes con sus propuestas sobre justicia social, protección del Medio Ambiente, las inversiones públicas, el intervencionismo y un largo etcétera.

¿Y Pedro Sánchez?

Esto es lo innovador de este candidato. Mientras el resto de partidos mantienen y defienden intacto su “frame” (el marco y posicionamiento ideológico básico y la forma y lugar desde donde se interpreta la realidad), Sánchez lo cambia cada vez que se presenta a unas elecciones -ya sean internar o externas-.

Es muy positiva la capacidad de adaptación en política, pero nadie había llegado al punto de cambiar, en cada campaña electoral, todos los marcos y agenda de su partido.

Sánchez puede ser en una campaña rival directo de Casado con la bandera de España más grande. En otra puede defender un Estado Plurinacional. En una puede estar lejos del 155, en otra puede estar con la amenaza de activarlo a cada paso. Puede incluso ganar unas primarias con un marco absolutamente a la izquierda, posicionándose al lado de Podemos y en meses hacer una campaña moderada y centrada lejos de Iglesias.

De golpe aparece ante sus votantes como un candidato tan de izquierdas que los “grandes poderes económicos y mediáticos” del país le censuran y le impiden formar gobierno como es en las siguientes elecciones el candidato del establishment, mano a mano de las principales empresas del país y hermanado con los medios de comunicación.

Esto, que a priori nadie le recomendaría a un partido ni a un candidato, es la esencia de un Pedro Sánchez que no sólo recuperó la Secretaría General del PSOE, sino que llegó a ser -y sigue siendo- Presidente del Gobierno.

Tiene un coste. Personal y político para su partido también. La indefinición actual del PSOE es una debilidad a medio plazo ante los votantes. Si el líder termina por caer en algún momento y sus admiradores se quedan huérfanos, no habrá una cama ideológica clara donde refugiarse. Tras tanto movimiento ideológico pendular la reconstrucción de la fiabilidad del PSOE será larga y costosa.

Empieza de nuevo una campaña y esta vez Sánchez vuelve a la bandera de España. Habrá que ver si su capacidad camaleónica logra resultar más creíble que el posicionamiento habitual del PP ante una agenda tan favorable.

Cabe añadir, por último, que en tiempos de incertidumbre (económica, política, social) como el que vivimos, el votante busca lo más seguro. Parece que los asesores de Sánchez lo saben, queda saber si han medido bien la fuerza de la competencia y la capacidad del electorado de olvidar y creer.

Imaginad que os voto

Por arte de magia me olvido de todo, dejo de saber quienes sois, lo que habéis hecho, dicho y dejado de decir.

Llego nuevo al escenario político, soy de izquierdas y estoy dispuesto a creerme las promesas. Todas, por incongruentes que sean.

O mejor, me convenzo a mi mismo de que la responsabilidad de todo lo ocurrido es nuestra, de los ciudadanos. O de la derecha, los fachas, que es más fácil todavía. Cualquiera menos vosotros, a quienes decido dotar de un aire virginal, un aura de bondad espontánea.

Si lograra abstraerme a ese nivel, si naciera hoy en España de golpe a mis 34 años y tuviera que votar, miraría sin dudarlo a PSOE, Podemos o Más País. Parece obvio y sensato dudar entre ellos a la hora de decidir a quién votar.

Así que, llegados a este utópico punto de partida, no tendría más remedio que basarme en lo que viera desde aquí.

Entraría en Twitter, claro, y vería cientos de cuentas de Podemos insultar a Errejón. Ya se empieza a complicar la cosa, y eso que soy nuevo.

Vería a algunos del PSOE atacar a Errejón y otros a Podemos. No mejora la cosa.

Pero estamos en campaña, me digo, para seguir en positivo.

No vería ninguna propuesta concreta de Más País. Mi preocupación crece de nuevo. Leería que quieren facilitar un Gobierno Progresista, sin entorpecer su formación pero sin darlo gratis. Empiezo a confundirme y me planteo que para eso voto directamente al PSOE.

Voy directo a las encuestas, para optimizar mi posible voto. Nada, ni una mayoría clara. Cualquiera de esos tres van a tener que pactar sí o sí. Estoy convencido de que lo harán, que para eso no tengo recuerdo alguno.

Vuelvo a las redes, a la calle, al debate en las televisiones. Resulta que el PSOE me dice que no puedo votar a Podemos porque siempre que pueden impiden un acuerdo con el PSOE. Ni idea de lo que hablan, pero por lo enfadados que están me los creo, que es a lo que he venido, a creerme todo.

Estoy casi seguro de votar al PSOE. Pero escucho a Podemos y resulta que la culpa de todo es de Pedro Sánchez. Me lo creo también, claro.

Así que van a tener que pactar si quieren gobernar, pero lo que me dicen es que no lo harán bajo ningún concepto o no sumando los diputados suficientes. Es más, percibo rápidamente que no es sólo estrategia, hay más odio que asesores. Estos no van a pactar, se oye en mi cabeza.

Todos me dicen que les crea a ellos, que para hacerlo me acuerde de lo que hicieron en el pasado. Pero algo me dice que si vine hasta aquí, queriendo olvidarme de todo, sería por algo.

Así que a pesar de no recordar nada, de estar dispuesto a creerme lo que digan y de querer votarles, resulta que acabo en lo mismo…

¿Y ahora qué hago?

 

¿Quedan partidos políticos?

En estos momentos sería justo definir a la mayoría de las agrupaciones políticas electorales como “movimientos políticos” más que como partidos.

Sin estructuras internas consolidadas, sin espacios territoriales propios, sin pluralidad de liderazgos, sin corrientes críticas, sin rivalidades, sin primarias…

En parte por la atomización de los partidos tradicionales, causada por la desafección y la desilusión, estamos ante un escenario de movilidad constante. Un supuesto partido político se presenta a unas elecciones bajo unas siglas u otras sin necesidad de reflexión debate o análisis más allá del impacto electoral.

Si la marca Errejón tira más que la marca Iglesias-Montero simplemente se vuelcan las lealtades sin ningún tipo de estrés ni tensión interna.

No existe fricción en buena medida por la falta de militancia tradicional. Un partido “tradicional” -pensemos en el PSOE de Felipe González-, se apoyaba en una masa de militantes activos y comprometidos que no tolerarían movimientos tan rápidos. Cada paso que esos partidos daban requerían de tiempo, mucho tiempo.

Tal vez por esa difícil capacidad de adaptación fueron quedando relegados, en evidencia con el 15M y diluidos con el paso del tiempo.

Ante un escenario político tan voluble (provocado y causal al mismo tiempo) la maquinaria de los partidos tradicionales sufre demasiado. Una militancia crítica con espacios para debatir (Congresos nacionales o regionales, Comités orgánicos, etc) no es compatible con cambios de posición de la dirección en menos de 24 horas -siendo generosos-.

En cambio, movimientos basados en grandes liderazgos (mediáticos) que se agrupan en torno a un nombre son mucho más flexibles. No existe como tal el debate, simplemente se sigue al líder. No es una militancia, es un “follow”, un fenómeno fan.

Si el líder cambia, los seguidores cambian. No van a tener lugar donde debatir porque no forman parte de un partido, son parte de un movimiento.

Es fácil de ver en Podemos, fácil de ver también ahora con Errejón, pero similares características vemos en el PSOE, con el “hiperliderazgo” de Sánchez, Ciudadanos con Rivera y hasta en el PP con Casado (en menor medida porque no ha habido una evolución tan drástica) o con Vox.

Sánchez llegó a la Secretaría General del PSOE prometiendo que toda decisión importante pasaría por las bases y acabó ofreciendo votar a sus militantes sobre acuerdos ya firmados. Iglesias prometió democracia casi directa y acabó sometiendo a referéndum si debía quedarse con el chalet o no.

Errejón ha sido elegido a mano alzada, cono todo decidido, Rivera ni se acuerda de la limitación de mandatos.

Por no haber, ya no hay ni críticos. No da tiempo, ni se les espera. El que quiera debatir que se vaya a Twitter y grite a las paredes.

Lo mismo y nada

Normalmente, cuando coincide el detalle con el todo, es que se ha llegado a la máxima expresión de un momento.

Ahí tenemos a Pedro Sánchez, que es Presidente. Es Presidente del Gobierno, pero gobernar no gobierna. De todos los meses que lleva y los que le quedan, el tiempo en funciones -reales o tácitas- supera con creces la mayoría simple.

Así que es, pero poco puede hacer, avanzar, legislar, aprobar,…

Ese es el detalle, el todo es la situación política. Como en el caso de Sánchez, el resto también son, pero apenas hacen. Son lo mismo, que es como ser nada.

Años lleva España sin política, sin cambios, modelos o propuestas y en vez de eso se mantiene en un espasmo electoral sin fin.

Nadie es Gobierno, pero tampoco oposición. Unos porque no logran llegar a acuerdos que les ponga en la obligación de tener que hacer aquello que el nombre requiere y los otros porque tampoco saben quién manda más entre los que menos mandan ni tienen nada real a lo que oponerse, pues nada se hace.

Vivimos en lo mismo desde hace ya demasiado. Cierto que hace años ya se advertía de los mismo, pues daba la sensación de que todos estaban siempre en campaña, pero al menos entre unas elecciones y las siguientes se formaban gobiernos.

Lo de entonces era un problema a medio plazo. Se decía que nadie en España hacía política pensando en las siguientes generaciones, que no se presentaban modelos de país a largo plazo y que no daba tiempo a saber qué queríamos ser, pero al menos sí se hacía algo en el corto plazo.

No fuimos a mejor. ¡Quién volviera hoy a la política cortoplacista! Ahora ni siquiera existen los plazos.

España está en inercia. No porque nos dieran un gran empujón y sigamos aprovechando esa fuerza, más bien por un seguir caminando monótono, por no parar, por un “ya que estamos” que es realmente nuestro.

Ningún viento es bueno para quien no sabe a dónde quiere ir, dicen las frases de autoayuda, así que imagen como será lo de seguir avanzando por el mero hecho de hacerlo. Sin siquiera ir, simplemente “estar yendo”.

Políticamente es difícil saber cómo evoluciona un momento así, pero socialmente es más claro. La apatía es terriblemente mala. Se asocia de maravilla con la desidia, con la pereza, con el desánimo. Calculen el retraso que puede suponer para un país tener semejantes motores.

Hace falta tener Gobierno. Hacen falta ministros cometiendo errores y aciertos. Hace falta una oposición, aunque sea mala.

Hace falta dejar de hablar de los políticos para poder hablar de sus políticas.