Todo era correcto

Se le olvidó prácticamente todo.

Le aburrió la lectura, se dormía con los programas y bostezaba en las películas.

Nunca en su vida le ofendió algo. Nada le hizo sentir incómodo.

El día era siempre el mismo, sin sustos, sin pasiones.

La sociedad no le exigía más que su consumo.

Podía comprar y gastar en lo que quisiera.

Creció con juguetes seguros, educativos, apropiados a su edad.

Dormía bien, jamás habló con su almohada.

Tenían conciencias parecidas.

 

2 comentarios sobre “Todo era correcto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s