Ese viaje

No había conocido jamás a alguien malo que hubiera viajado. No que hubiese hecho un par de viajes a hoteles de todo incluido, eso no. Se refería a alguien que hubiera recorrido mundo.

Seguro que alguno habría, pero no que él tuviera constancia. Los que había conocido ni siquiera entendían bien lo que representaba una frontera.

Tal vez podía agobiarles el descubrimiento de que en realidad el mundo era mucho más pequeño de lo que parecía, pero eso lejos de volverles paranoicos les hacía sentir mejor el dolor ajeno.

Esa gente, con la que le encantaba compartir experiencias y escuchar nuevas propuestas, no tenía más estrés que el de poder emprender un nuevo viaje. En su ciudad se sentían atrapados, ansiosos por reservar un nuevo billete que les llevara lejos.

La angustia era la suya, contagiado por las mismas ganas de volar pero atado a una cuenta corriente escuálida y a un trabajo constante -que no fijo-.

A lo largo de los años les había visto ir y venir, incluso ir de un sitio hasta otro sin venir entre medias. Él, con suerte, uno por año y en coche casi siempre.

Pendiente, siempre, un viaje en moto, furgoneta, o lo que fuera, desde la Patagonia hasta Alaska. Un viaje con reloj pero sin calendario, que no tendría fecha de fin pero que tampoco lograba tener fecha de inicio.

Y eso que racionalmente era mucho más viable económicamente ese sueño que seguir en su trabajo, en el alquiler de su casa y quemando la Visa cada mes.

Algún día lo haría. Solo era cuestión de años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s