Su recuerdo

Se preparó un café solo para que la casa tuviera ese olor.

No la recordaba por otro aroma que no fuera ese. No había una colonia especial, ni un suavizante que impregnara la ropa que todavía quedaba en el armario. Sólo las mañanas invadidas por aquel aire tostado lograban que sintiera de nuevo su compañía.

Una vez listo lo tiró por el fregadero para olvidarla.

Llevaba en esa lucha semanas. Ni siquiera tenía claro si llorarla u odiarla y pasaba de un recuerdo a otro para intentar decidirse.

Se dejó llevar. Con el café dominando el aire de toda la casa volvió a meterse en la cama, a taparse con el edredón y a abrazar la almohada entre sus piernas para imaginar esas cosquillas que Pastora cantaba en aquella canción.

Con los ojos cerrados estaba con ella. La olía, la sentía, la disfrutaba.

2 comentarios sobre “Su recuerdo

  1. Pues si te digo que me ha ayudado leer tu texto, te sorprendería. Me ha ayudado, porque llevo uno de esos días de bajón, en los que te levantas por la mañana sintiéndote sola y te acuestas igual…que fácil sería coger café y tirarlo por la fregadera mientras dices con ello adiós a todo aquello que te mantiene triste, en definitiva a todo aquello que no te permite continuar al 100%. Por qué queremos o pretendemos engancharnos durante años a una relación tóxica? Abrir una y otra vez la página de un libro con la esperanza de llenarlo de felicidad, pero no…y llega un momento que tu corazón te dice basta, a mí no me la juegas más, hasta aquí hemos llegado. Tal vez todo esto sea, por ese miedo a enfrentarnos a lo nuevo, a lo desconocido…a salir al mundo mostrarnos como somos y que con sonrisa o sin ella venga lo que tenga que venir y si no viene no pasa nada siempre y cuando vengamos para nosotros mismos, nos miremos en el espejo, y sonriamos de ser lo que somos.
    Me he ido por las ramas, tal vez no he interpretado el texto como lo escribías o con lo que pensabas, pero también lo he hecho mío, a mi manera, para encontrar solución a lo que hoy me mantiene baja. He encontrado en este recuadro para escribir, la forma de lanzar un salvavidas diciendo: oiga mundo, hoy necesito tirar ese café amargo por la fregadera, pero no sé hacerlo sola, y pedir ayuda, a veces, esta muy bien.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s