Imaginad que os voto

Por arte de magia me olvido de todo, dejo de saber quienes sois, lo que habéis hecho, dicho y dejado de decir.

Llego nuevo al escenario político, soy de izquierdas y estoy dispuesto a creerme las promesas. Todas, por incongruentes que sean.

O mejor, me convenzo a mi mismo de que la responsabilidad de todo lo ocurrido es nuestra, de los ciudadanos. O de la derecha, los fachas, que es más fácil todavía. Cualquiera menos vosotros, a quienes decido dotar de un aire virginal, un aura de bondad espontánea.

Si lograra abstraerme a ese nivel, si naciera hoy en España de golpe a mis 34 años y tuviera que votar, miraría sin dudarlo a PSOE, Podemos o Más País. Parece obvio y sensato dudar entre ellos a la hora de decidir a quién votar.

Así que, llegados a este utópico punto de partida, no tendría más remedio que basarme en lo que viera desde aquí.

Entraría en Twitter, claro, y vería cientos de cuentas de Podemos insultar a Errejón. Ya se empieza a complicar la cosa, y eso que soy nuevo.

Vería a algunos del PSOE atacar a Errejón y otros a Podemos. No mejora la cosa.

Pero estamos en campaña, me digo, para seguir en positivo.

No vería ninguna propuesta concreta de Más País. Mi preocupación crece de nuevo. Leería que quieren facilitar un Gobierno Progresista, sin entorpecer su formación pero sin darlo gratis. Empiezo a confundirme y me planteo que para eso voto directamente al PSOE.

Voy directo a las encuestas, para optimizar mi posible voto. Nada, ni una mayoría clara. Cualquiera de esos tres van a tener que pactar sí o sí. Estoy convencido de que lo harán, que para eso no tengo recuerdo alguno.

Vuelvo a las redes, a la calle, al debate en las televisiones. Resulta que el PSOE me dice que no puedo votar a Podemos porque siempre que pueden impiden un acuerdo con el PSOE. Ni idea de lo que hablan, pero por lo enfadados que están me los creo, que es a lo que he venido, a creerme todo.

Estoy casi seguro de votar al PSOE. Pero escucho a Podemos y resulta que la culpa de todo es de Pedro Sánchez. Me lo creo también, claro.

Así que van a tener que pactar si quieren gobernar, pero lo que me dicen es que no lo harán bajo ningún concepto o no sumando los diputados suficientes. Es más, percibo rápidamente que no es sólo estrategia, hay más odio que asesores. Estos no van a pactar, se oye en mi cabeza.

Todos me dicen que les crea a ellos, que para hacerlo me acuerde de lo que hicieron en el pasado. Pero algo me dice que si vine hasta aquí, queriendo olvidarme de todo, sería por algo.

Así que a pesar de no recordar nada, de estar dispuesto a creerme lo que digan y de querer votarles, resulta que acabo en lo mismo…

¿Y ahora qué hago?

 

¿Quedan partidos políticos?

En estos momentos sería justo definir a la mayoría de las agrupaciones políticas electorales como “movimientos políticos” más que como partidos.

Sin estructuras internas consolidadas, sin espacios territoriales propios, sin pluralidad de liderazgos, sin corrientes críticas, sin rivalidades, sin primarias…

En parte por la atomización de los partidos tradicionales, causada por la desafección y la desilusión, estamos ante un escenario de movilidad constante. Un supuesto partido político se presenta a unas elecciones bajo unas siglas u otras sin necesidad de reflexión debate o análisis más allá del impacto electoral.

Si la marca Errejón tira más que la marca Iglesias-Montero simplemente se vuelcan las lealtades sin ningún tipo de estrés ni tensión interna.

No existe fricción en buena medida por la falta de militancia tradicional. Un partido “tradicional” -pensemos en el PSOE de Felipe González-, se apoyaba en una masa de militantes activos y comprometidos que no tolerarían movimientos tan rápidos. Cada paso que esos partidos daban requerían de tiempo, mucho tiempo.

Tal vez por esa difícil capacidad de adaptación fueron quedando relegados, en evidencia con el 15M y diluidos con el paso del tiempo.

Ante un escenario político tan voluble (provocado y causal al mismo tiempo) la maquinaria de los partidos tradicionales sufre demasiado. Una militancia crítica con espacios para debatir (Congresos nacionales o regionales, Comités orgánicos, etc) no es compatible con cambios de posición de la dirección en menos de 24 horas -siendo generosos-.

En cambio, movimientos basados en grandes liderazgos (mediáticos) que se agrupan en torno a un nombre son mucho más flexibles. No existe como tal el debate, simplemente se sigue al líder. No es una militancia, es un “follow”, un fenómeno fan.

Si el líder cambia, los seguidores cambian. No van a tener lugar donde debatir porque no forman parte de un partido, son parte de un movimiento.

Es fácil de ver en Podemos, fácil de ver también ahora con Errejón, pero similares características vemos en el PSOE, con el “hiperliderazgo” de Sánchez, Ciudadanos con Rivera y hasta en el PP con Casado (en menor medida porque no ha habido una evolución tan drástica) o con Vox.

Sánchez llegó a la Secretaría General del PSOE prometiendo que toda decisión importante pasaría por las bases y acabó ofreciendo votar a sus militantes sobre acuerdos ya firmados. Iglesias prometió democracia casi directa y acabó sometiendo a referéndum si debía quedarse con el chalet o no.

Errejón ha sido elegido a mano alzada, cono todo decidido, Rivera ni se acuerda de la limitación de mandatos.

Por no haber, ya no hay ni críticos. No da tiempo, ni se les espera. El que quiera debatir que se vaya a Twitter y grite a las paredes.

Lo mismo y nada

Normalmente, cuando coincide el detalle con el todo, es que se ha llegado a la máxima expresión de un momento.

Ahí tenemos a Pedro Sánchez, que es Presidente. Es Presidente del Gobierno, pero gobernar no gobierna. De todos los meses que lleva y los que le quedan, el tiempo en funciones -reales o tácitas- supera con creces la mayoría simple.

Así que es, pero poco puede hacer, avanzar, legislar, aprobar,…

Ese es el detalle, el todo es la situación política. Como en el caso de Sánchez, el resto también son, pero apenas hacen. Son lo mismo, que es como ser nada.

Años lleva España sin política, sin cambios, modelos o propuestas y en vez de eso se mantiene en un espasmo electoral sin fin.

Nadie es Gobierno, pero tampoco oposición. Unos porque no logran llegar a acuerdos que les ponga en la obligación de tener que hacer aquello que el nombre requiere y los otros porque tampoco saben quién manda más entre los que menos mandan ni tienen nada real a lo que oponerse, pues nada se hace.

Vivimos en lo mismo desde hace ya demasiado. Cierto que hace años ya se advertía de los mismo, pues daba la sensación de que todos estaban siempre en campaña, pero al menos entre unas elecciones y las siguientes se formaban gobiernos.

Lo de entonces era un problema a medio plazo. Se decía que nadie en España hacía política pensando en las siguientes generaciones, que no se presentaban modelos de país a largo plazo y que no daba tiempo a saber qué queríamos ser, pero al menos sí se hacía algo en el corto plazo.

No fuimos a mejor. ¡Quién volviera hoy a la política cortoplacista! Ahora ni siquiera existen los plazos.

España está en inercia. No porque nos dieran un gran empujón y sigamos aprovechando esa fuerza, más bien por un seguir caminando monótono, por no parar, por un “ya que estamos” que es realmente nuestro.

Ningún viento es bueno para quien no sabe a dónde quiere ir, dicen las frases de autoayuda, así que imagen como será lo de seguir avanzando por el mero hecho de hacerlo. Sin siquiera ir, simplemente “estar yendo”.

Políticamente es difícil saber cómo evoluciona un momento así, pero socialmente es más claro. La apatía es terriblemente mala. Se asocia de maravilla con la desidia, con la pereza, con el desánimo. Calculen el retraso que puede suponer para un país tener semejantes motores.

Hace falta tener Gobierno. Hacen falta ministros cometiendo errores y aciertos. Hace falta una oposición, aunque sea mala.

Hace falta dejar de hablar de los políticos para poder hablar de sus políticas.

Pablo, deberías aceptar

Por si acaso, al menos, sería útil dejar la puerta abierta a hacerlo e ir preparando un relato compatible con un giro de guión de último momento.

Como por ejemplo dejar de hablar de humillaciones y de la dignidad de los votantes, porque ante eso no hay salida, no hay opción lógica que explique elegir lo indigno. Más cuando es uno mismo el que lo define.

Es cierto que ahí está la decisión a tomar y que no es nada sencilla. Conozco de cerca casos de quienes, estando en política, tuvieron que elegir entre lo mejor para sus intereses y la posición digna. Los que conozco, precisamente, optaron por no pasar por el aro, pero acto seguido dejaron la política porque descubrieron que era sorprendentemente incompatible en demasiados momentos.

En la otra mano está la posición -llamada- racional. ¿Qué es lo mejor para aquellos ante quienes debes rendir cuentas?

Y ese es el caso, Pablo. Porque ahora no eres tú, es Podemos -como poco-.

Unas nuevas elecciones serían muy duras, especialmente estas. Podemos está desgajándose internamente, cogido en muchas provincias con alfileres y en otras con pactos más teóricos que reales. La posibilidad de que Errejón de un paso mas es real y afrontar de nuevo las tensiones con IU y hasta con EQUO no se antojan nada sencillas, más cuando los militantes de esas formaciones no están especialmente contentos con cómo se ha liderado esta negociación.

Pedro Sánchez quiere acabar contigo y en segundo lugar con Podemos. Me consta que lo sabes. De rebote lograste una oferta que incluía ministerios y lo rechazaste. Todavía lo estás lamentando. No es fácil pillar en un renuncio a Sánchez y lo lograste… para nada.

Ahora, como bien analizas, no quiere darte nada. No quiere que aceptes, salvo que sea en forma de rendición incondicional. Pero para que sea tu culpa te ofrece algo; medidas, oficina de control del acuerdo y puestos -imagino- bien remunerados.

Acepta. En serio. La supervivencia de Podemos en el tiempo lo requiere y abre de verdad un nuevo escenario de “coalición” y no sólo en forma teórica con ese manido “los votantes lo han pedido”.

Saca adelante las medidas, presiona para que se cumplan, pon en evidencia las incoherencias de Sánchez, la distancia entre lo que promete y lo que hace, lo que dice ser en campaña y lo que es en el cargo. Ahí tiene Podemos campo para correr.

Además asientas el partido. Sitúas a cargos medios, algo que sabemos que ayuda y mucho a cohesionar partidos y como no son ministros, pueden ser perfiles más cercanos. Sus errores serán inapreciables y Podemos ganará en experiencia de gestión, en saber lo que es dirigir y gobernar…

Más sencillo; no se lo pongas tan fácil a Sánchez. A unas nuevas elecciones el PSOE va con una maquinaria entrenada y con una solidez envidiable. Es el partido de Pedro Sánchez, no hay oposición interna, no hay corrientes, no hay debates, no hay tensión alguna. Enfrentarse a eso en la situación de Podemos es, lógicamente, lo que buscan.

No es justo lo que está ocurriendo, no son formas, no debería negociarse así… es verdad. Eso es evidente. Pero igualmente injusto es que no se responsabilizará a Sánchez por lo que pase, en parte porque el bochornoso espectáculo ha tenido dos actores principales en escena y sabes bien cuáles han sido.

Si eliges dignidad también es comprensible. Al fin y al cabo que dos enemigos íntimos estén gobernando juntos es a todas luces un camino con final poco prometedor, pero que sea sabiendo lo que supone, lo que gana Sánchez con ello (no sería la primera vez) y que conlleva un obligado paso a segunda fila que podría ser además de forma poco agradable tras el sufrimiento electoral.

Demostrar lo que dice ser Podemos, en un escenario como este, requiere de ciertos sacrificios y este en concreto no es tal o desde luego no tan elevado como vuestras declaraciones tratan de mostrar. No es decir sí a todo, no es callar para siempre por un puesto, no es una condena por ir en una lista. Eso sí es una cuestión de dignidad pura y dura.

Lo de ahora es aprovechar la oportunidad de estar en el Gobierno con voz propia y lo seguirá siendo por mucho que se incida en que podría ser mejor.

Claro, eso siempre.

 

 

Foto de La Moncloa. Gobierno de España
https://www.flickr.com/photos/lamoncloa_gob_es/47745462802
Imagen no modificada.